Categorías
ciencia medio ambiente

Jerarquía y estrategia

El apareamiento del muflón canadiense

El muflón candiense (Ovis canadensis) habita en Norteamérica, donde le dieron un nombre más intuitivo, bighorn sheep. Literalmente, oveja de cuernos grandes.

Ciertamente, lo que más llama la atención de este bóvido son sus cuernos. Y sheep, oveja , porque aunque su apariencia nos pueda engañar, los muflones son más cercanos a las ovejas (género ovis), que a las cabras (género capra). 

Cara de muflón canadiense

Pero estos cuernos tan majestuosos solo los tienen los machos. Las hembras son más pequeñas y con cuernos de menor tamaño. Esta diferencia tan marcada entre machos y hembras se denomina  dimorfismo sexual. Otros ejemplos de animales que también presentan dimorfismo sexual son el pavo real, el ciervo o la avutarda.

El dimorfismo sexual suele ser el resultado de la selección sexual. Estos atributos como los cuernos grandes o la cola del pavo real, que inicialmente podrían parecer demasiado pesadas, un gasto de energía innecesario y desventajosas para la supervivencia, aportan una ventaja a la hora de reproducirse. En el caso de los muflones canadienses, esta selección es intrasexual, es decir, son atributos resultado de la competencia entre los machos por el acceso a las hembras. 

Jerarquía y estrategia

Durante el año, los machos y las hembras viven segregados. Solamente en la temporada de reproducción – durante el mes Noviembre- machos y hembras se encuentran en el mismo lugar. Todas las hembras tienen el celo durante la misma época. El celo de un individuo dura un día. Y, normalmente, sólo una o dos hembras entran en celo el mismo día. De tal manera que una hembra entra el celo, y al siguiente entra otra, y así día tras día hasta que acaba la temporada de apareamiento.

Una hembra de muflón canadiense con su cría

Previamente a la temporada de reproducción, los machos compiten entre ellos, y establecen una jerarquía entre ellos. Esta jerarquía la establecen mediante enfrentamientos como choque de cuernos, patadas en sus testículos, o frotando la punta del cuerno en la glándula preorbitales del otro. Normalmente, aquellos machos más pesados y con cuernos más grandes son los que ocupan posiciones más dominantes. Este rango jerárquico es el mayor determinante a la hora de acceder a las hembras en celo.

Tres macho se muflón canadiense descansando

Hay tres estrategias de cortejo principales. La más común y con mayor éxito es la estrategia de vigilancia. El macho de mayor rango presente persigue y separa a la hembra en celo de los demás machos, y evita que otros se le acerquen.

Mientras tanto, los machos de menos rango intentarán la estrategia de persecución y acceder a la hembra rápidamente cuando el macho vigilante esté distraído.

La tercera estrategia es la del bloqueo. Un macho secuestrará a una hembra antes de que entre en celo, y así evitar que otros la vean cuando su celo comience.

Fotos de Inés Martín del Real

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.