Categorías
ciencia medicina

La vida eterna, un rompecabezas científico

Jóvenes e inmortales. Así nos gustaría ser. Y no es ningún secreto. Desde tiempos inmemoriales, la humanidad ha plasmado este anhelo en leyendas, arte, literatura y cinematografía. Solo tenemos que pensar en la película Harry Potter y la piedra filosofal o en los miles de anuncios de las cremas de piel reparadoras que prometen devolvernos 10 años de juventud.

La ciencia ha contribuido en esta lucha contra el envejecimiento y, de momento, no solo ha alargado nuestra esperanza de vida, sino que también ha mejorado su calidad. Pero, aún busca respuestas sobre la juventud y la vida eterna. Y en los telómeros ha encontrado una pieza fundamental para resolver este rompecabezas.


Los telómeros, una de las claves para entender el envejecimiento

En 2016, el grupo de música rock Mystery Jets anunciaba su nuevo single: Telomere.

Presos de la curiosidad, sus fans empezaron a preguntarse cuál era el significado de esa canción. ¿Qué son los telómeros? ¿Por qué son tan importantes que incluso su grupo favorito había decidido dedicarles una canción?

Para responder, debemos remitirnos a la biología. Cada ser humano cuenta con 46 cromosomas, estructuras que empaquetan y organizan la mayoría de nuestra información genética o ADN.

La peculiaridad es que, en cada uno de sus extremos, se repite la misma secuencia de ADN. Estas secuencias protegen a los cromosomas del deterioro o de su fusión con otros. Son los llamados telómeros. Son como los herretes de los zapatos: protegen a los cordones de desfilarse.

Hasta aquí todo bien. El problema viene cuando las células tienen que dividirse. Para hacerlo, necesitan duplicar su ADN (organizado en los cromosomas) para que las células hijas reciban el mismo material genético. No obstante, en cada división los telómeros no se copian perfectamente y se van acortando cada vez.

Cuando los telómeros son muy cortos ya no pueden proteger el ADN. Así pues, inducen una pérdida de la viabilidad celular, que se ha relacionado con una alteración de tejidos y con la pérdida de capacidades regenerativas. Dicho de otra manera, empiezan a aparecer arrugas, se decolora el cabello, se enferma més fácilmente…

Una de las características de la vejez. Imagen de Pixabay.

Es por esto por lo que los telómeros han sido propuestos como el “reloj molecular”, ya que determinan el número de divisiones que una célula tiene antes de entrar en muerte celular. Pero, entonces, ¿cómo puede ser que nuestra información genética no haya desaparecido si los cromosomas no se mantienen intactos?

La telomerasa, la enzima que protege y mantiene a los telómeros

En 2009, tres investigadores estadounidenses obtuvieron el premio Nobel de medicina por su trabajo sobre el envejecimiento de las células y su relación con el cáncer. Elizabeth Blackburn, Carol Greider y Jack Szostak investigaron los telómeros y descubrieron la enzima telomerasa, la encargada de proteger y mantener a los telómeros ya que evitan que se acorten con cada división celular.

Elizabeth Blackburn, premio Nobel, explica de manera amena su investigación sobre los telómeros y la telomerasa en una charla TED.

Sin embargo, la telomerasa solo está activa y tiene un papel importante en células con gran capacidad proliferativa, como las células madre, durante el desarrollo embrionario y en células cancerígenas. En la mayor parte de las células adultas, por el contrario, suele permanecer inactiva.

Telómero y telomerasa, ¿secretos de la vida eterna?

No hay duda de que los telómeros están relacionados con el envejecimiento. No obstante, gran parte de las investigaciones sobre telómeros no tiene que ver con una aspiración estética ni con la vida eterna, sino con la cura potencial de enfermedades. Hoy en día se sabe que existen muchas enfermedades y síntomas asociados a un acortamiento telomérico acelerado, como son enfermedades cardiovasculares, del sistema nervioso central (Alzheimer, Parkinson), cáncer, diabetes e infertilidad.

Es por eso por lo que, actualmente, la comunidad científica está estudiando la telomerasa como diana terapéutica en el envejecimiento y patologías asociadas al mismo, así como en la terapia anticancerígena. Hasta el momento, las terapias dirigidas a la telomerasa como diana son prometedoras experimentalmente, incluso ya existen fármacos de uso clínico como Imetelstat y la Rapamicina.

“Fármacos como la rapamicina ayudarán a vivir más de 100 años”

Entrevista a David Sabatini en el País

Evidentemente, no solo los telómeros se relacionan con el envejecimiento. En la serie de Netflix “En Pocas Palabras”, en el capitulo ¿Podemos vivir eternamente?, algunos expertos hablan sobre cómo otros avances de la ciencia guardan algunas claves para desenmascarar los misterios de la vida eterna.

Volvamos a nuestra melodía de cabecera: Telomere. ¿Cómo se relaciona su significado con todo esto? La canción usa este fenómeno genético como símbolo de protección y escudo a los peligros del mundo y deja claro que es algo que no pueden quitar de nuestra esencia. Sin embargo, no representa que su protección no durará para siempre. Aunque, quién sabe, a lo mejor con ciencia y tiempo acaban teniendo razón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.