Categorías
medio ambiente otros temas

Murciélagos: los monstruos de la era COVID-19

El hallazgo de dos virus parientes del SARS-CoV-2, en Camboya y Japón, vuelve a poner a los murciélagos en el punto de mira.

Ilustración de un murciélago orejudo gris. Fuente: Pixabay

El COVID-19 ha generado un punto de inflexión en la investigación científica. Desde su aparición, dos son los rumbos que se han tomado para intentar hacerle frente. El primero se centra en encontrar una vacuna capaz de combatirlo, y, el segundo, tiene el objetivo de dar respuesta a su origen. Ahora, el descubrimiento de dos tipos de coronavirus, estrechamente relacionados con el SARS-CoV-2, vuelve a poner a los murciélagos en primer plano.

A principios de este año…

Durante los primeros meses de confinamiento, se apuntó a los murciélagos como responsables de la situación crítica provocada por la pandemia. Los medios de comunicación y las redes sociales acusaban al pequeño mamífero, junto con el pangolín, de ser los principales pacientes cero del COVID-19. Desde entonces, el estigma del murciélago no ha parado de crecer, hasta convertirse en el «monstruo» del siglo XXI.

Ilustración de un pangolín. Fuente: Freepik

A lo largo de la historia…

Los seres humanos han manifestado cierto rechazo a los murciélagos. Sin embargo, a raíz de la crisis generada por el virus, el repudio y las agresiones hacia estos animales han aumentado con creces. En consecuencia, los nuevos hallazgos que vinculan cada vez más al mamífero con el patógeno, podrían suponer un arma de doble filo.

Por un lado, acercan a la población al posible fin del virus pandémico, pero, por otro, la relación cada vez más estrecha entre el SARS-CoV-2 y el pequeño mamífero, estimula la creciente demonización del animal.

Pero, aunque en esta situación parezcan caer en el olvido, ¿Qué beneficios aportan los murciélagos?
  • Juegan un papel esencial en el mantenimiento y regeneración de los bosques. Su guano actúa como un fertilizante natural y orgánico beneficioso para el cultivo agrícola.
  • La mayoría de especies son insectívoras. Por ejemplo, se alimentan de mosquitos, que son grandes portadores de enfermedades.
  • Actúan como polinizadores de semillas de muchos frutos.
Quizás es la hora de mirarlos con otros ojos…
The truth about bats – Amy Wray. Fuente: TED-Ed

A día de hoy

Las muestras encontradas en los laboratorios de Camboya y Japón son un ejemplo de esta dualidad, pues, según informaron los autores del descubrimiento a la revista Nature, los parientes del coronavirus que se han hallado, provienen del murciélago de la herradura, una especie originaria de Asia.

En el caso de Camboya, el patógeno se ha encontrado en dos murciélagos de la herradura de Shamel, conservados en los congeladores del laboratorio desde 2010. En cambio, la muestra que se ha obtenido en el laboratorio de Japón, proviene de los excrementos de un individuo de la misma especie, capturado en 2013.

Ilustración de un murciélago de la herradura de Shamel (Rhinolophus shameli). Fuente: Pixabay

Estos descubrimientos incentivan el estudio que está llevando a cabo la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la localidad de Wuhan, para conocer el origen de la pandemia y aprender más sobre el patógeno. No obstante, aunque los hallazgos son alentadores, no se puede confirmar con exactitud si esta especie de murciélago es la responsable de esta pandemia.

Los investigadores afirman que, para que los resultados fueran realmente significativos, las muestras deberían compartir el 97% de su genoma con el SARS-CoV-2. En el caso del patógeno camboyano, aún no se ha secuenciado completamente su genoma. Por otro lado, la muestra japonesa, comparte un 81% de este con el SARS-CoV-2, lo que dificulta que pueda proporcionar información acerca del patógeno causante de la pandemia.

Si bien es cierto que los virus que guardan relación con el SARS-CoV-2 parecen provenir de los murciélagos, también se tiene que considerar la dificultad que supone que este patógeno pueda transmitirse directamente a los seres humanos.

De cara al futuro…

Los investigadores plantean la posibilidad de que existan otros tipos de coronavirus más próximos al virus pandémico o incluso que hubiera una figura intermedia capaz de transmitirlo a las personas.

En este contexto, aunque los avances científicos no han determinado con total seguridad que el pequeño mamífero sea responsable de la situación actual, es innegable que su imagen se va a ver más perjudicada. Tal y como se detalla en un escrito del prestigioso The New York Times.

Cabe destacar…

Ilustración de tres especies distintas de murciélagos. Fuente: Pixabay

Los murciélagos siempre han sido señalados como portadores de numerosas enfermedades, lo que facilita que la población sienta cierta animadversión hacia ellos. La aparición del SARS-CoV-2 no es más que otro tronco que alimenta el fuego que les rodea.

Antes las personas automáticamente pensaban que los murciélagos portaban la rabia. Ahora pensarán que portan el coronavirus.

Jaime Guerra, profesor de la Universidad San Francisco de Quito y estudioso de estos pequeños mamíferos.
Fuente: El Universo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.